Piscinas

piscinas_grande

 

El tratamiento de piscinas con Berisal se sirve de un proceso de electrólisis que sólo precisa para su correcto funcionamiento de agua, cloruro sódico y electricidad. Las sales de peor calidad con altos contenidos en calcio y magnesio entorpecen este proceso impidiendo el paso de la corriente eléctrica y la correcta desinfección del agua de piscina.

Ventajas de la cloración salina frente a los sistemas tradicionales:

Sin molestias. Ni durante ni tras el proceso de tratamiento de aguas en piscinas aparecen sustancias responsables de molestias tradicionales asociadas, como irritaciones en la piel, olores, alteraciones del cabello, intoxicaciones, problemas medioambientales…

Bactericida natural. Berisal se convierte en un eficiente bactericida natural que no precisa de otros tratamientos químicos, no contamina el medio ambiente y mejora sensiblemente la calidad del agua, incrementando el confort del bañista.